Periodoncia

La periodoncia es una rama de la odontología que trata las enfermedades de las encías y del hueso que sostiene los dientes.
Hay dos grandes grupos de enfermedades periodontales: las gingivitis y las periodontitis. Conocemos como gingivitis las enfermedades que afectan a las encías, es decir, los tejidos blandos que protegen los dientes. Por otra parte, conocemos por periodontitis un grupo de infecciones que afectan no sólo el hueso que sujeta los dientes sino también otros tejidos como el ligamento periodontal y el cemento radicular.
La causa principal de la enfermedad periodontal son las bacterias que habitan en la boca y que se depositan en los dientes y encías. Cuando el número de estas bacterias aumenta en exceso, se pueden producir lesiones en los tejidos.
Hay factores agravantes como el tabaco y algunas enfermedades, como la diabetes, entre otros.

Síntomas

El síntoma más frecuente de la enfermedad periodontal es el enrojecimiento de encías así como el sangrado espontáneo o con el cepillado. También hay otros síntomas como mal olor o mal sabor de boca, la sensibilidad de los dientes al frío y al calor, cambios en la posición original de los dientes, dientes más alargadas, dolor o, incluso, movimiento de los dientes.

Si la enfermedad periodontal no se trata, normalmente progresa hasta la pérdida progresiva de los dientes. Hasta llegar al extremo de pérdida dental se pasa por una serie de fases en las que se produce pérdida de tejidos de soporte dental, mayor sensibilidad dental y, por tanto, problemas en la masticación o la hora de tomar alimentos y bebidas frías y calientes. El edentulismo o falta de piezas dentales puede dar lugar a problemas a la hora de masticar, problemas de tipo estético o, incluso, problemas psicológicos.

Tratamiento

En el caso de la gingivitis, el tratamiento consiste generalmente en hacer limpiezas en la Clínica con el instrumental adecuado, cuidar la higiene bucal en casa mediante un cepillado correcto y corregir factores que favorecen la acumulación de bacterias. A veces, el uso de sustancias antimicrobianas también son convenientes.
En cuanto a la periodontitis, el tratamiento inicial consiste también en hacer limpiezas profundas en la Clínica con el instrumental adecuado, cuidar la higiene bucal en casa mediante un cepillado correcto y corregir factores que favorecen la acumulación de bacterias y que, por tanto, empeoran la progresión de la enfermedad. A veces, después de la valoración inicial del tratamiento, habrá que hacer tratamientos quirúrgicos encaminados a frenar el avance de la enfermedad y en la corrección de defectos estéticos que hayan podido surgir.
Un control favorable de la enfermedad periodontal requiere un programa orientado a mantener y mejorar los resultados del tratamiento inicial, así como prevenir la aparición de nuevas enfermedades. Es una etapa fundamental del tratamiento periodontal y la única manera de conseguir el control de la periodontitis a largo plazo.

Pide cita